martes, noviembre 29
Shadow

Cansancio, fuente silenciosa de accidentes de tránsito

El cansancio es una de las causas más frecuentes en los accidentes de tránsito debido a las limitaciones que afectan durante la conducción. Estas son físicas y psicológicas.

Cansancio, fuente de accidentes

Estas limitaciones se clasifican en dos grupos físicas y sicológicas y se presenta cuando existen las siguientes circunstancias:

  • Después de una jornada prolongada de trabajo.
  • Manejar durante un trayecto largo sin descansar.
  • Bajo condiciones de manejo nocturno.
  • Al ingerir altas dosis de cafeína (superiores a 300 mg. al día, es decir más de 5 tasas).

Una de las consecuencias más importantes del cansancio es precisamente el hecho de sentir sueño, lo cual afecta y va unido a los demás síntomas:

  • El juicio y las decisiones se ralentizan.
  • Falta de concentración.
  • Comienzan a darse cambios de posturas.
  • Cambios repentinos de comportamiento.
  • Aparición de microsueños de un segundo, es decir, si el vehículo va a 80 km/h equivale a recorrer 22 metros sin ningún control.
  • Parpadeo constante.
  • Sensación de pesadez.
  • Pérdida de la noción de la velocidad y distancia.
  • La capacidad de conciencia disminuye.

El cansancio puede ser motivado por tres causas principales: el factor humano, estado del vehículo y la vía y su entorno.

Factor humano

Este es el más importante ya que involucra la predisposición en la cual se encuentra el conductor antes o durante su marcha en el vehículo.

En él intervienen aspectos tales como los períodos o lapsos largos de conducción, malos hábitos de ubicación en el asiento, conducir con hambre o lo contrario haber excedido en las comidas, ingerir bebidas alcohólicas, estar viviendo un problema grave, etc.

Estado del vehículo

Influye de forma considerable en el cansancio del conductor cuando los defectos que pueda llegar a tener el vehículo sean tomados como normales y habituales: ruidos de desajuste en la carrocería o en el motor, problemas de dirección o suspensión, entre otros.

La vía y su entorno

De acuerdo al flujo vehicular y clase de vía, el cansancio se ve reflejado en la forma de conducir. A medida que se avanza se puede encontrar con una carretera demasiado densa en su tráfico o por el contrario se puede encontrar una carretera sola y recta.

Si a lo anterior se suma que la vía no cuenta con una correcta iluminación o que se conduce durante ciertas horas del día, como son el atardecer o al amanecer, donde el sol puede llegar a molestar la visibilidad, en estas situaciones se comenzará a sentir el cansancio.

Cansancio: ¿cómo se puede evitar?

  • La forma más importante es que nunca debe conducir por períodos superiores a 2 horas continuas.
  • Cada dos horas conviene detenerse, caminar, relajar los músculos durante 15 minutos, si es posible lavarse la cara con agua fría y tomar alguna bebida no alcohólica.
  • Antes de conducir no se deben ingerir comidas que causen pesadez y evitar malas posturas en el asiento, lo cual favorecerá la circulación sanguínea y una correcta posición de la columna.
  • Mantener una temperatura adecuada dentro del vehículo mediante los sistemas de calefacción o aire acondicionado (entre 19 y 24 grados) abriendo de forma periódica las ventanas para hacer circular el aire.
  • Si va a conducir y va a ingerir cualquier tipo de medicamento, cerciórese que no diga “causa somnolencia”.

La cafeína en dosis bajas (menos de 5 tasas), disminuye la somnolencia ayudando a mantener los niveles de percepción y alerta por más tiempo.

¿Cómo detectar si estamos bajo los efectos de la fatiga?

  • Dificultad para concentrarse.
  • Visión borrosa y picazón de ojos.
  • Parpadeo constante.
  • Calambres musculares o dolores de espalda.
  • Zumbido de oídos.
  • Somnolencia.
  • Sequedad en la boca o deshidratación.
  • Reacción lenta o insegura.
  • Dificultad para recordar los últimos kilómetros recorridos.

Fuente: Cesvi Colombia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *