miércoles, febrero 21
Shadow

DeLorean DMC-12: un sueño convertido en estrella de cine

DeLorean DMC-12: un sueño convertido en estrella de cine. En «Maravillas retro» de Acelerando, le hacemos honor a este emblemático deportivo. Muchos autos quedan en la historia, y el DMC-12, sin duda, tiene un lugar especial en el mundo.

DeLorean DMC-12: un sueño convertido en estrella de cine

DeLorean DMC-12: El comienzo del fin

La historia del DeLorean DMC-12 es única y está marcada por eventos que incluyen innovación en diseño, problemas financieros y una inesperada fama pop-culture. Aquí está una visión más detallada de la historia del DeLorean DMC-12:

Toda historia tiene un inicio. En 1975, John DeLorean, un exejecutivo de la General Motors, fundó la DeLorean Motor Company (DMC) con la visión de producir un automóvil deportivo revolucionario.

Fue así que para el diseño del automóvil, DeLorean contrató al renombrado diseñador Giorgetto Giugiaro y su empresa, Italdesign.

DeLorean DMC-12: un sueño convertido en estrella de cine

Dentro de las características de este deportivo estaba su carrocería hecha de acero inoxidable, lo que le daba un aspecto brillante y distintivo. Así como las puertas estilo «alas de gaviota» (gullwing) elemento único y atractivo.

Una particularidad, es que el DeLorean DMC-12 se construyó en una fábrica en Dunmurry, Irlanda del Norte, con ayuda financiera del gobierno británico e irlandés, y su producción comenzó en 1981; y tuvo una producción limitada de 9.000 unidades.

Más en Acelerando: Todas las «Maravillas retro» de la industria automotriz

Nissan Z, asombroso deportivo japonés

DeLorean DMC-12: Altos costos de producción

Toda idea revolucionaria y más en el mundo motor, o por lo menos en este caso, -Para impactar a pleno, se contrató a Colin Chapman, fundador de Lotus, lo que llevó a tener altos costos de producción y en el afán de lograr su objetivo, recibir dineros de dudosa procedencia.

365 días bastaron para que John DeLorean fuera arrestado en una operación de tráfico de drogas -aunque después fue absuelto-, su compañía (DMC) se declarara en bancarrota y parecía que el DMC-12, quedaría en el ostracismo.

DeLorean DMC-12: un sueño convertido en estrella de cine

Sin embargo, un joven director de cine, Robert Zemeckis, de 34 años, se encargó de inmortalizar al DeLorean DMC-12 en su trilogía «Back to the Future«.

Las 10 mejores motos del mundo: ¡Maravillas retro!

Back to the Future, pantalla grande para un legado

Zemeckis, convirtió este vehículo en el cine, lo que John DeLorean no pudo hacer en la vida real: poner al DMC-12 en lo más alto, sin importar que pasara el tiempo y las generaciones. En 1986, el DMC-12, era el carro soñado por todos y bueno, K.IT.T., también, pero esa es otra historia.

El solo hecho de que un carro volara, pudiera regresar al pasado e ir al futuro, era más que un sueño y fue un bálsamo del cine norteamericano a películas sobre la «Guerra Fría», diversión pura y sana.

DeLorean DMC-12: un sueño convertido en estrella de cine

Si el DMC-12 quedó inmortalizado en «Back to the Future«, ni que decir de Marty McFly, encarnado por Michael J. Fox, Lorraine Baines (Lea Thompson) y Doc Brown (Christopher Lloyd).

No cabe duda que la asociación con la película contribuyó a mantener la notoriedad del DMC-12 hasta el día de hoy, siendo un ícono por partida doble: el cine y el mundo motor.

Ford Mustang Boss 302, un verdadero «jefe» en la pista

Especificaciones del DeLorean DMC-12

El DMC-12 estaba equipado con un motor V6 PRV (Peugeot-Renault-Volvo) de 2.85 litros. Este motor producía alrededor de 130 caballos de fuerza. Contaba con una transmisión manual de 5 velocidades. Y para completar el sueño de los puristas, no se ofreció una opción de transmisión automática en el DMC-12 de fábrica.

Por otra parte, la suspensión delantera era de tipo McPherson y la trasera utilizaba un diseño de brazos tirados. Sin embargo, su rendimiento fue criticado por algunos entusiastas debido a la falta de potencia en comparación con otros deportivos de la época: Algunas pruebas de aceleración y velocidad máxima demostraron que el DMC-12 no era tan rápido como su apariencia sugería.

Entre tanto, el DMC-12 contaba con frenos de disco en las cuatro ruedas para proporcionar una capacidad de frenado adecuada, las ruedas eran de aleación ligera, las especificaciones de los neumáticos variaron, pero típicamente eran delanteros: 195/60VR14 y traseros: 235/60VR15.

Por último, su dirección era asistida, lo que mejoraba la maniobrabilidad del automóvil. Aunque el DeLorean DMC-12 no destacó por su rendimiento en términos de potencia bruta, su diseño futurista, las puertas distintivas y su asociación con la cultura pop han contribuido a su estatus icónico en la historia del automóvil.

The Beatles y su Mini clásico

Toda la información de Acelerando y Test drives ya se encuentran en Google News

Entre bielas y bujías

La historia del DeLorean DMC-12 es una mezcla de innovación en diseño, desafíos financieros y un legado que trasciende la producción limitada de este deportivo.

Galería

Crédito fotos: Newspress.uk.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights