miércoles, febrero 21
Shadow

Jeep: una gran aventura a cielo abierto

Jeep: una gran aventura a cielo abierto. Hoy ver un Jeep descapotable es muy común, pero sólo desde la Segunda Guerra, salió a relucir. Este triste acontecimiento le abrió las puertas al Willys Overland y CJ, para después continuar con una imponente cantidad de modelos.

Jeep: una gran aventura a cielo abierto

Jeep: Historia pura

Hubo una época en la que encontrar un Jeep con techo rígido resultaba una tarea casi imposible. En 1941, el Departamento de Defensa de Estados Unidos emitió un detallado pliego de especificaciones que imponía limitaciones extremadamente rigurosas para el futuro vehículo multiusos: no debía superar un cuarto de tonelada de peso.

Para cumplir con este peso mientras mantenían las prestaciones requeridas, los ingenieros de Willys Overland tomaron medidas drásticas, entre ellas la eliminación de elementos considerados no esenciales, como las puertas y el techo.

Jeep: una gran aventura a cielo abierto

Durante la Segunda Guerra Mundial, el Jeep demostró su valía sin la necesidad de puertas ni techo. Más allá de su función de transporte de tropas, desempeñó roles cruciales como vehículo de mando, ambulancia, remolque de artillería e incluso como quitanieves.

La reputación que ganó por su robustez y versatilidad sentó las bases para el lanzamiento de la versión civil, el Jeep CJ. Al no estar restringido por las limitaciones de la guerra, el CJ incorporó características adicionales como un espacio de carga trasero, capacidad de remolque y un techo de tela, convirtiéndose en un tipo de descapotable espartano.

Jeep: una gran aventura a cielo abierto

Entre 1945 y 1986, se vendieron 1.5 millones de unidades de esta versión.

Tiempo después, Jeep amplió su línea de vehículos con variantes comerciales y contribuyó al desarrollo del concepto SUV. El primer acercamiento entre dos conceptos aparentemente opuestos, como el Jeep y el techo rígido, se materializó en el Jeep Station Wagon. Este vehículo venía con una carrocería completamente de acero, incluido su techo.

Más en Acelerando: Jeep Academy: interesante experiencia 4×4 | Grand Cherokee L: Todo lo que debe saber

Jeep y modelos que marcaron su legado

Le siguió el Jeep Dispatch, una furgoneta diseñada para pequeñas empresas y servicios como el US Mail, que debutó en 1955. Modelos como el Wagoneer, que marcó el inicio de los SUV´s de lujo en 1962, y el Cherokee a principios de los años 70, también adoptaron techos convencionales.

Cuando el CJ cedió su lugar al Jeep Wrangler en 1986, surgieron inquietudes sobre la continuidad de los techos de lona, ya que se introdujeron versiones con techo rígido. Sin embargo, esta alternativa clásica, que conecta con los orígenes de la marca, sigue vigente y fuerte.

Jeep: una gran aventura a cielo abierto

Como dato curioso, en España, el Wrangler incorpora la capota de lona Premium Sunrider como equipamiento estándar en la variante Rubicon, la más aventurera de la gama. Lo mismo ocurre con el Gladiator.

Toda la información de Acelerando y Test drives ya se encuentra en Google News

Más en Acelerando: Commander 2023: Todo lo que debe saber | Renegade Turbo: Todo lo que debe saber

Entre bielas y bujías

Cabe señalar que en Estados Unidos, donde el Jeep más sencillo, sin techo ni puertas, forma parte de la cultura popular, estas versiones cuentan con muchos seguidores. En la actualidad, existen nada menos que 15 series especiales para los modelos Jeep Wrangler y Gladiator que ofrecen la experiencia de conducir un 4×4 descapotable.

Ahora se está llevando a cabo la iniciativa Jeep Tops Off, en la cual los concesionarios de la marca en Estados Unidos brindan pruebas de manejo, y condiciones especiales para vehículos de estas características.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificado por MonsterInsights